Filosofia de Flores de Loto

Significado de la flor de Loto

Flores de Loto
Flor de Loto

Asana De La Flor De Loto =Padma-sana

En el budismo, la flor de loto es uno de los ocho Ashtamangala o símbolos auspiciosos, los signos de la suerte que aparecen frecuentemente en imágenes budistas. El budismo hace hincapié en sentirse desprendido por el mundo material, siguiendo los pasos del Bodhisattva iluminado. El loto representa este desapego, es un símbolo de la pureza, una mente vacía separada de todos los asuntos mundanos.

Hechos

La flor de loto, Nelumbo Nucifera, es una especie de planta de agua conocida por una variedad de nombres incluyendo el loto sagrado, el frijol de la India y el loto de la India, entre otros nombres. Las flores de la planta de loto crecen y florecen entre ocho (20,32 cm) y 12 pulgadas (30,48 cm) por encima de la superficie del agua; sus hojas flotan encima mientras que las raíces se encuentran firmemente plantadas en el suelo por debajo. La flor de loto es una de las pocas plantas conocidas que es capaz de regular su temperatura, al igual que lo hacen los mamíferos de sangre caliente. Las semillas han sido conocidos desde hace miles de años. Es la flor nacional de la India y de Vietnam.

Significado

La flor de loto es uno de los símbolos más importantes y hermosos de la enseñanza budista. En sánscrito y en tibetano, la palabra del loto es Padma. En la mayoría Budismo chino, hindú y japonesas las deidades están asociados con una flor de loto. En las enseñanzas budistas, el loto representa la pureza de la mente y la iluminación. La inmaculada flor de loto, que crece desde sus raíces en el barro, se sienta sobre las aguas, libre de desprendimiento y de deseo. La flor ha hecho el viaje desde el barro, lo que significa el materialismo y la existencia mundana (samsara), a través de las aguas de la vida, rompiendo a la superficie, y floreciendo en flor inmaculada, por lo tanto alcanzando la iluminación. A medida que los pétalos se abren para tomar los rayos del sol, la flor de loto revela su pureza y su mensaje al mundo. Se trata de una metáfora del viaje del alma.

Tipos

Las flores de loto tienen diferentes colores, cada una de ellas tiene un significado distinto. El loto blanco significa Bodhi un estado de pureza mental completa, de la perfección espiritual. En el budismo tibetano, el loto blanco se asocia a la Tara Blanca, un dios salvador, símbolo de la compasión universal y la virtud. El loto rojo se asocia con el amor, la pureza de la naturaleza para el corazón y la compasión-original. La flor de loto roja es la flor de la Avalokiteshvara, el bodhisattva de la compasión. El loto azul simboliza la sabiduría y se asocia con Manjushri, el Bodhisattva de la sabiduría. Por último, el loto rosa es la flor de loto supremo, asociado con el Gran Buda.

Iconografía

En la iconografía budista, el Buda se representa a menudo, ya sea sentado sobre un loto o en contemplación de uno. Una flor de loto cerrada denota el potencial para la iluminación, mientras que una flor abierta significa la iluminación total. Según la leyenda, Siddharta Gautama, quien luego se convirtió en el Gran Buda, nació capaz de caminar y, con cada paso que daba, las flores de loto florecían. Como el loto no crece en el Tíbet, la iconografía del Tíbet se representa con versiones más estilizadas de la flor.

Geografía

La flor de loto tiene un significado especial para gran parte de Asia. Desde la antigüedad ha sido un símbolo de la virtud y la pureza. Sin embargo, la tradición de los símbolos se ha conservado sobre todo en el budismo tibetano, donde se practica en las regiones montañosas de Nepal, Tibet y Bután, y Shingon japonés. Estos, a su vez, se refieren a la antigua India, donde el budismo se originó.

 

Flores de Loto
Padmasana

La posición de Flor de Loto

La flor de loto es una de las posturas tradicionales del yoga. En los textos clásicos, se le atribuye el poder de despertar la energía interna (kundalini) y destruir la enfermedad. Lo constatable es que, haciéndola de una manera correcta, calma la mente y favorece la introspección para la meditación.

No es una postura fácil, pues involucra dos articulaciones frágiles, rodilla y tobillo y una articulación muy fuerte, la cadera, que debido a nuestro estilo de vida tiende a ser cerrada.

También hay que tener en cuenta nuestra estructura para no forzar más allá de donde se muevan nuestros huesos. Si la cabeza del fémur tiene cuello corto o está inclinada en anteversión pronunciada, no será posible hacer la rotación externa que requiere la flor de loto. Para saber cuál es nuestro caso, hay que ser sensibles y aprender a distinguir entre el roce de los huesos y la sensación de estiramiento de los músculos y ligamentos.

En el loto, las piernas se “anudan” quedando una base firme, donde ya no se requiere ninguna acción. Con la columna alineada, el peso lo cargan los huesos y no los músculos. El gasto de energía es mínimo, permite sostener la postura hasta por una hora. Si se utiliza para practicar meditación o pranayama, hay que usar los dos lados puesto que es una postura asimétrica.

Guía de la postura correcta:

·         Rodillas más bajas que el nivel de la cadera

·         Sacro vertical = cadera centrada

·         Ligera concavidad en la zona lumbar

·         Cabeza equilibrada sobre el cuello

En resumen: columna vertical, que facilita la respiración completa, y el ­fluir de la sangre al cerebro y órganos.

Es poco común que las rodillas bajen al piso fácilmente por lo que, para la gran mayoría de personas, hay que subir la cadera con cojines o cobijas, sobre todo cuando se va a sostener por largo tiempo.

 

Para cuidar la rodilla y no lastimarla, hay que ­exibilizar la cadera; cualquier sensación de malestar signi‑ca que hay que cambiar. Dijimos que la cadera hace un movimiento de rotación externa; así que, para mantener la misma dirección en toda la pierna y no “romper” la rodilla, hay que tomar el tobillo siempre con las manos por debajo del pie.

Comentarios: 0